Jaén y Córdoba. Día 2 (IV)


Crucé otra vez el río por el puente romano y pagué mi entrada para la Torre de la Calahorra. Esta torre es una fortificación de origen islámico que hacía las veces de puerta de la ciudad al estar al pie del lado sur del puente romano. Calahorra, del árabe qal’at al-hurriya, significa “fortaleza libre” y en su interior se encuentra el museo vivo de Al-Andalus, sobre la cultura andalusí.

Panorámica desde el puente romano sobre el Guadalquivir

La entrada incluye la visita guiada al museo pero no mediante una de las audio-guías que comúnmente se usan. En este caso me dieron unos “cascos-audioguía” que funcionaban supongo con un sistema de radio frecuencias que iba cambiando de grabación al entrar en cada sala. Por una parte este sistema me pareció muy interesante, sobre todo si se tiene en cuenta para grupos numerosos, pero individualmente no es muy útil ya que si entras en la sala una vez ha empezado el audio no puede pararse y se ha de esperar hasta que vuelva al comienzo.

De cualquier forma me resultó un museo interesante que contaba de una manera amena y diferente desde la vida de personajes ilustres como Aberroes o Maimónides, a maquetas representando momentos de la vida cotidiana (los baños, el interior de las casas…) o la historia de los grandes edificios árabes de Andalucía como la Alhambra de Granada o la propia Mezquita de Córdoba.

Maqueta de la Alhambra en el Museo de la Torre de la Calahorra

Otro de los atractivos de la visita a este museo era poder subir a lo alto de la torre para apreciar las vistas sobre el río, el puente romano y la mezquita.

Cuando salí de la Torre de la Calahorra ya se había pasado la hora de poder entrar a alguno de los otros monumentos por lo que tranquilamente con la bici fui dando un paseo desde la mezquita hacia el río, por detrás del Alcázar de los Reyes Cristianos, donde pueden verse retazos de la muralla árabe que bordeaba toda la ciudad.

Torre de la antigua muralla árabe al lado del Guadalquivir

Un poco más adelante estaba la puerta amurallada al barrio de San Basilio, y en este barrio está una de las casas-patio cordobesas que pueden visitarse todo el año. Este tipo de casa, centrada en un patio con una fuentes o vegetación, ya fue adoptada, primero por los romanos y luego por los árabes como una forma de combatir el clima seco y caluroso de Córdoba.

Patio Cordobés

Al entrar en la casa-patio de San Basilio (que es la sede de la asociación de casas-patio de Córdoba) me impresionó que hubiera macetas con plantas en el pasillo de entrada, colgadas de las paredes, al pie de las escaleras, en cima del pozo… Además todas ellas estaban pintadas de azul lo que, junto a las blanquísimas paredes, el verde de las plantas y la galería superior de madera le daban un aspecto de ser un rincón único y especial del mundo.

Patio Cordobés. Galería superior.

Después de charlar un rato con el responsable de la asociación, que me contó sobre como, en mayo, se celebraba un certámen de casas-patio donde muchos particulares abrían las puertas de sus casas, tomé el camino de vuelta a la mezquita y entré a las Caballerizas Reales, donde se crían los famosos purasangre andaluces.

Mi última visita fue al museo arqueológico de la ciudad, que cerraba más tarde que el resto de monumentos. Este museo está ahora en una nueva y moderna sede junto al edificio de la antigua sede, el palacio de los Páez de Castillejo.

Palacio de los Páez de Castillejo, antigua sede del museo de arqueología de Córdoba

Los pisos superiores hacen un repaso por la historia de la ciudad en forma de vasijas, utensilios, monedas y estatuas de las diversas épocas. En la planta inferior pueden visitarse, caminando por unas pasarelas, los restos del anfiteatro romano, que quedaron al descubierto cuando se construyó el edificio. Es esta parte del museo la que me pareció más interesante y didáctica. Mediante vídeos proyectados sobre las propias ruinas se marcan los distintos elementos relevantes o la colocación original de una pieza en concreto que de otra forma, para los ojos de las personas no habituadas no es más que otra “roca”.

Museo de Arqueología de Córdoba

Sabiendo que, aunque me tenía que ir, todavía me quedaba mucho por ver me dirigí a la estación para coger el tren de vuelta a Jaén.

Mapa de la ruta

Quizás te interese también

  • Lisboa. Preparativos (I) Preparativos y datos interesantes o importantes antes de ir a Lisboa. Mapas de tren, metro, autobuses y tranvía, horarios, billetes, lugares de interés, monumentos, precio, entradas
  • Jaén y Córdoba. Día 2 (II) Escapada a Jaén y Córdoba de 3 días en Febrero 2011.Comunidad Autónoma de Andalucía. Córdoba (II)
  • Segovia (I) Escapada a la ciudad de Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla-León
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Córdoba, Córdoba, España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Jaén y Córdoba. Día 2 (IV)

  1. Claudio dijo:

    Muy bueno e interesante tu blog !!!!!!!!!!!!!! Saludos, Claudio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s